Noticias

Noticias

Los beneficios reales del Festival

Los beneficios reales del Festival

El pasado 19 de abril cientos de salseros participaron en la tercera edición del Festival Salsero de la Universitat de València, organizado por Servei d’Educació Física i Esports. Como sabéis, el dinero recaudado estaba destinado a AIDA, Ayuda, Intercambio y Desarrollo, una organización no gubernamental de cooperación al desarrollo.
La misión de AIDA es “Promover el desarrollo integral de los pueblos y la mejora de las condiciones de vida de las comunidades más desfavorecidas, buscando siempre contribuir de la manera más eficaz y eficiente posible a la acción general contra la pobreza”. Desde la organización nos envían el siguiente mensaje:
“Estimad@s amig@s, nos ponemos en contacto con vosotros para daros de nuevo las gracias por la aportación que hicisteis esta primavera a nuestros proyectos sanitarios en Guinea Bissau. Queríamos contaros que el dinero que recaudasteis lo hemos invertido en uno de los proyectos más bonitos y necesarios que hemos puesto en marcha durante este año.
Gracias a vosotros, hemos puesto en marcha una pequeña escuela dentro del Hospital Nacional Simao Mendes, en Guinea Bissau, para que todos los niños, niñas y jóvenes hospitalizados puedan acceder a la educación durante su convalecencia. Estamos muy orgullosos de poder contaros que entre todos hemos conseguido que más de 1050 alumnos y alumnas hayan pasado por nuestra escuelita desde mayo, 36 de ellos enfermos de larga duración.

Hemos podido contratar a Tony, como profesor y a dos jóvenes ayudantes y entre los tres imparten tres horas de alfabetización por las mañanas y dos de actividades lúdico-educativas por las tardes. También hemos adquirido materiales y libros. ¡En apenas seis meses hemos conseguido grandes avances!

  • Para muchos de estos pequeños, y sobre todo niñas, era la primera vez que asistían a la escuela. Es el caso de Umo (3 años) que aunque ya no está ingresada ha solicitado seguir asistiendo y no se pierde ni un día.
  • Para otros, como Constantina (5 años), ingresada en otro edificio con la pierna hecha polvo por un accidente, la motivación de ir a la escuela todos los días y hacerse el camino andando, le ha ayudado mucho en su recuperación.
  • Salimatu (10 años), no estaba enferma, pero su madre ha estado ingresada en el Servicio de Oftalmología casi 2 meses y ella ha sido la encargada de cuidarla. En el hospital ha vuelto a la escuela, donde ha conocido nuevos amigos y ha estado mejorando un poquito su escritura y lectura (no sabía escribir ni su nombre).
  • Abdulai (4 años) ha estado viviendo en el hospital unos 6 meses a la espera de una evacuación a Portugal por un problema de riñón. Desde que empezó a ir a la escuela ha estado mucho más contento y más activo, tanto, que terminó siendo un apoyo clave en la animación de las actividades con los niños desnutridos hasta que hace un mes finalmente pudo ir a Portugal.
  • Con las actividades de juegos y de estimulación de las tardes se han logrado avances muy significativos, especialmente con los niños desnutridos y con sus madres (para introducirles en la dinámica de estimular a sus peques a diario). En el último trimestre se pasó de un 50% de grado de éxito en el tratamiento contra la desnutrición a un 80% y en esta mejora las actividades de la escuela han sido muy importantes.

Por estas historias y por muchas más, el equipo de AIDA y en nombre de los niños y niñas que ahora pueden ejercer su derecha a la educación queremos daros las GRACIAS.

Ver Imágenes

La cuarta edición del festival ya está en marcha, ¡estad atentos!